Las Hermandades rocieras son grupos de cristianos que viven con espíritu mariano Vinculadas, en su mayoría, a la parroquia donde se encuentra su sede social, tienen en el culto a la Virgen del Rocío su principal motivo de actividad.

Su sede social, llamada Casa Hermandad, es lugar de encuentro y centro de actividades. En Cataluña son lugares de convivencia semanal y de promoción de actividades culturales y religiosas.

El Simpecado es su bien más preciado. Hace presente en cada centro la imagen de la Virgen, guardada celosamente en su santuario de Almonte. Es símbolo de la Hermandad y punto de referencia que anima el caminar rociero. Hacer el camino es todo un programa de vida. La expresión más genuina es el que se realiza físicamente en la Romería. Con oración y convivencia fraterna, se va preparando el encuentro con la Madre, la Virgen del Rocío, y a través de la Virgen, con Cristo y los hermanos.